BIENVENIDOS,PASAD Y PONEOS COMODOS!!!

Un libro es un compañero, un antídoto contra el tedio y la soledad, una puerta abierta a nuevos universos, aventuras e historias de todo tipo. Este es un club para los que amamos leer, en él podremos recomendar lecturas y tambien criticarlas.

Si eres escritor ¿qué mejor sitio que un club lleno de ávidos lectores para presentar tus libros? Si estás escribiendo y tienes dudas, nosotros podemos darte nuestra opinión. Sobre todo podemos pasar un buen rato charlando entre amigos.

viernes, 14 de noviembre de 2014

II Concurso Microrrelatos 2014 (2)

“Memoria de...” de Hanas Borreguero

Hoy era el día, teníamos un plan de huida trazado en poco tiempo, era nuestra salida, la única. Se acabó el no poder salir, no ver amanecer, no disfrutar de la libertad.

Solo nos lo impedía ese muro de cristal que era nuestra ventana al mundo, por el que, durante las horas de luz, pasaban los seres que siempre nos observaban y golpeaban nuestra estancia, en la que estábamos presos, aunque ya por poco tiempo.

Esperaríamos a que dejaran de pasar, que las luces se apagaran y obtendríamos nuestra ansiada libertad.

La estancia se quedo vacía, en silencio. Nadie pasaba, nadie golpeaba, nadie nos observaba. Las luces se fueron apagando, era el momento.

Blupp, blupp, blupp... 

Quienes sois vosotros y que hacemos aquí?



“Una homicida con conciencia” de Katerinne López

Lo he razonado tantas veces y preferiría que se me dieran la pena de muerte. Estaría muriendo con una fatal cucharada de mi propia medicina. Estaría apartándome de este mundo como he obligado a abandonarlo a todas las personas que tenían una vida y yo se las quite. Pero sé que la muerte si se me concede el deseo de obtenerla se me debe dar como un castigo y no como un privilegio .Es lo que ellos querrían, ellos los muertos. Pero yo no merezco la muerte. Yo desmerezco ese privilegio dado a las personas buenas. Mis acciones solo deben castigarse con dolor y la vida eterna. La muerte nunca se me debe conceder. El sufrimiento es el premio que he ganado. ¿Cuál es mi cura? No hay cura para mi enfermedad. Los hospitales psiquiátricos terminaran exterminando la poca conciencia que tengo y matare sintiendo una vil indiferencia.


“Cáncer” de Naviru Shoro

Maligno, temor, tumor, impotencia y paciencia. Incertidumbre, suerte, fuerte, muerte y espera. Enfermedad, amor, confianza, fe y esperanza. Dolor, vulnerabilidad, morbo, soledad y transparencia. Olvido, recuerdo, tortura, euforia, benigno.


“La verdad oculta” de Douha Elazhari

Detrás de la puerta se esconde la verdad. Estoy seguro de ello. Pero no tiene cerradura. Ni pomo, solo hay una rendija por debajo. Cuando me agacho para mirar si hay algo más allá, no encuentro nada. Todo es de color negro. Después de un sonoro suspiro abandono la estancia sin atisbo de esperanza. La he perdido mientras contemplaba la imponente puerta de hierro. La perdí justo en aquel momento, en el que supe que no encontraría nada al mirar por la rendija. Recuerdo el color negro, la oscuridad, el miedo pero no recuerdo haber visto la verdad. Aún así, el deseo de seguir buscando prevalece en mis venas y mi orgullo me insta a seguir. Vuelvo a buscarla pero no la encuentro. La puerta no se mueve, e impasible me sonríe despiadadamente ¿Estará custodiada bajo aquel muro de espesa negrura?


“Pasajes ardientes” de Profra Ivette Banda

Acaricié su mejilla tiernamente mientras yacía inconsciente sobre la alfombra del estudio.

-Si no eres mío no serás de nadie- susurré a pesar de que nadie podía escucharme y me aleje mientras el fuego comenzaba a abrazar el estudio, donde los libros eran su principal combustible.

Ahora estaría unido por la eternidad a sus estúpidos libros.

-Ya jamás me volverás a ignorar-

Le gustaban las novelas dramáticas... Le di su final de ensueño


“Mi doncella” de Loco Ludeña 

Ella se ve tan bella, tan suave, tan delicada. Su mirada atraviesa mis pensamientos haciéndome escapar de la realidad, despertándome a un mundo donde sólo existimos los dos. No puedo parar de acariciar su piel, es inevitable estar encadenado a sus aromas. Quiero conservarla para mí, con esa expresión de tranquilidad, quiero saber que nada logrará separarla de mi lado. Hubiésemos escapado juntos pero ella no hubiese aceptado, es demasiado pasiva y yo demasiado irracional como para consumar esta idea sin que alguno salga perdiendo. Ahora tengo que esconderme del mundo con ella, pues me costó demasiado que acceda, que venga y se quede por siempre. Aun no tengo preparado el lecho, pues aún tengo que lavar sus ropas de tanta sangre que esparció por todos lados, en su interminable lucha por seguir en ese mundo de los vivos, de los vacíos, de los que no toleran el amor eterno.


1 comentario:

prekes namams